Blog

 

Protectores solares respetuosos con tu salud y con el planeta

Protege tu piel sin contaminarte

26/07/2018

sin tóxicos

SOLARES

Protectores 

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Cuidarlo es esencial para la salud y evitar la aparición de enfermedades. 

El verano nos invita a destaparnos y a pasar más horas al aire libre. Estamos más expuestos al sol y, por tanto, a sus efectos. Por eso, en esta época del año se hace especialmente necesario proteger la piel de las radiaciones ultravioletas, y así evitar la aparición de manchas o arrugas, el envejecimiento prematuro de la piel y, sobretodo, para no sufrir quemaduras, cáncer de piel u otras afecciones dermatológicas. 

 ¿Cómo podemos protegernos del sol?  

Tomar el sol de manera moderada tiene efectos positivos para la salud: permite que nuestro cuerpo sintetice vitamina D, la cual es esencial para muchas funciones del organismo (regula los niveles de calcio y fósforo en sangre, contribuye a la formación y la mineralización de los huesos, etc.). Pero para eso son suficientes 15 minutos de sol al día en verano y 60 en invierno. 

El exceso de sol puede causar quemaduras o cáncer de piel, entre otras. Aunque debemos protegernos durante todo el año, es en verano cuando somos especialmente sensibles a sus efectos perjudiciales: porque vamos más ligeros de ropa, porque pasamos más rato al aire libre y porque es cuando los rayos inciden más directamente y con más intensidad sobre la Tierra. 

El Sol emite radiación ultravioleta en tres formas:  UV-A, UV-B i UV-C. La capa de ozono absorbe la mayor parte de esta radiación, pero no toda. 

Aunque la UV-A es la que llega con mayor cantidad a la superficie de la Tierra, la que tiene los principales efectes perjudiciales sobre los seres vivos es la UV-B (la UV-C es la más energética y peligrosa, pero la absorbe prácticamente toda el ozono estratosférico). 

La radiación UV-B no atraviesa el cristal, es responsable del enrojecimiento de la piel (eritema), quemaduras y cáncer de piel; la UV-A puede contribuir al envejecimiento de la piel y a la generación de arrugas, pero no causa quemaduras ni cáncer. Los rayos UV atraviesan el agua: a 40 cm de profundidad, la exposición a los rayos UV es todavía de un 40% con respecto a la superficie.  

La mejor manera de protegernos de los efectos indeseables de los rayos UV es físicamente, utilitzando ropa ligera, pero que nos tape, sombrillas, gorras, etc., y también  evitando las horas de máxima intensidad  (entre las 11h y las 16h).

El  Índice UV  es una medida reconocida a nivel internacional, de los índices de la radiación ultravioleta solar (UV) a la superficie de la Tierra. Sus valores oscilan entre el 0 y el 20 (o superiores!), de modo que cuanto más alto sea este índice mayor será la probabilidad de que los rayos UV causen daños en la piel y en los ojos, y menor el tiempo que tardaran a provocarlos. 

                                Puedes consultar el Índice UV a través de la página web de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). 

​​

                                 · Exposición baja: inferior a 2

                                 · Exposición moderada: entre 3 y 5.

                                 · Exposición alta: entre 6 y 7.

                                 · Exposición muy alta: entre 8 y 10.

                                 · Exposición extrema: de 10 a 11.

                                 · Exposición extremadament alta: más de 11. 

 

 

I en este enlace encontrarás algunos Apps para conocer el Índice UV. 

 

 

El uso de cremas o protectores solares complementa estas medidas, que deben ser siempre las de primera elección, pero no las sustituye. 

 Consejos para tomar el sol de manera segura

 

  • Evita lAS HORAS DE MÁXIMA  intensiDad solar (entre las 11h y las 16h).

  • VISTE CON ROPA LIGERA Y PROTÉGETE CARA Y CABEZA CON GORRAS O SOMBREROS.

  • Utiliza protectores solars CON FILTROS FÍSICOS, PREFERENTEMENTE EN CREMA, SIN TÓXICOS NI NANO-PARTÍCULAS Y LO MÁS NATURALES POSIBLE. 

 ¿Cómo actúan los protectores solares?  

 

Los protectores solares nos protegen de la radiación ultravioleta y, por lo tanto, de los efectos indeseables del sol. Se clasifican en dos tipos, según como ejercen su función: físicos y químicos. 

 

Filtros físicos (inorgánicos)

Son los más antiguos. Actúan como si fuesen una pantalla, reflejando la radiación UV y impidiendo que sea absorbida por la piel. Ejercen su acción de manera física, mediante minerales (como el dióxido de titanio o el óxido de zinc).  No se absorben por la piel. Esta es su principal ventaja. Su textura acostumbre a ser más densa y grasa y dejan la piel con un aspecto blanquecino. Para evitarlo, muchos fabricantes presentan estos materiales en formato nanopartículas (con el inconveniente, que estos sí que se absorben por la piel!). 

 

La mejor opción es, pues, optar por cremas solares con filtros físicos SIN NANO-PARTÍCULAS. En el caso que las contengan, los fabricantes estan obligados a espeificarlo en la etiqueta del producto, con el término NANO. 

 

Filtros químicos (orgánicos)

Absorben la radiación ultravioleta y la transforman en calor. Están hechos de componentes orgánicos y son agradables al tacto, no deshidratan la piel y acostumbran a dejar una sensación de frescor. Su principal desventaja es que se absorben por la piel y entran al organismo. Pueden provocar alergias, eczemas, obstrucción de poros, alteraciones endocrinas y irritaciones (sobretodo en pieles sensibles). 

 

Por otro lado, algunos de los componentes presentes en protectores solares que ejercen su efecto de manera química, son considerados tóxicos para las personas y para el medio ambiente. Algunos ejemplos son la oxibenzona, el benzofenoreno, el cinamato o el PABA.

Cada año acaban al mar entre  4.000 y 6.000 toneladas de protectores solares en todo el mundo, procedentes de la superficie de nuestra piel. 

 Los peligros de los protectores solares...  

 

Cada año miles de persones invaden las playas y también lo hacen los protectores solares que llevan en su piel. 

 

Muchos de los protectores solares contienen, en su composición,  ingredientes que son  tÓXICOS  para las personas y para el medio ambiente

Al bañarnos, en mares, ríos o lagos, entramos en contacto con los componentes de los protectores disueltos en el agua. Algunos de ellos se han encontrado en peces y otros alimentos que ingerimos o, incluso, en el agua que bebemos. 

Problemas para el medio ambiente

Diversos estudios ponen de manifiesto que cuando nos bañamos, muchos de los componentes de los protectores solares pasan al agua de manera remarcable, contaminado los ecosistemas acuáticos. Muchos de ellos se disuelven en el agua y se incorporan en la cadena trófica, formando parte de alimentos que vamos a comer.   

 

Los experimentos demuestran que algunos de estos productos son tóxicos para el fitopláncton marino, los crustáceos, las algas y los peces. 

Por otro lado, un estudio publicado en 2015 aseguraba que la oxibenzona, uno de los ingredientes presentes en los protectores solares (sobretodo en los aerosoles), supone una amenaza grave para los corales, provocándoles su blanqueamiento y la muerte (a ello, se suman otros problemas como el cambio climático y la contaminación). 

 

Problemas para las personas

A través de la piel muchas sustancias que son tóxicas pueden pasar a la sangre. Por eso, tenemos que ser muy cautos a la hora de elegir qué productos nos ponemos encima de la piel. 

Hay ingredientes de los protectores solares que son perjudicales para nuestra salud y pueden ocasionarnos alergias, irritaciones de la piel, problemas inmunes, infertilidad o cánceres. También problemas respiratorios cuando son inhalados (esto es aplicable sobretodo a los que se presenten en formato esprai o aerosol). 

El coral ejerce funciones muy importantes para la vida. 

 

Los esqueletos de coral abosrben y almacenan el CO2 de la atmósfera y alojan el 25% de la vida marina. Por tanto, regulan el clima y desarrollan un papel esencial en la cadena alimentaria y en la producción de alimentos de origen marino a nivel mundial. 

 ¿Cómo escoger un protector solar?   

 

A parte de tener en cuenta el factor de protección (cuanto más alto, más nos protegerá), es importante leer bien las etiquetas para conocer de qué estan compuestos. 

El primer paso es leer la etiqueta para conocer la composición.  

¿Qué ingredientes tenemos que evitar?

A parte de la oxibenzona (presente en el 70% de los protectores solares que encontramos en el mercado), que ya hemos comentado, hay que evitar los protectores solares que contengan, en su composición, los términos siguientes (porque son tóxicos para nuestra salud y la del planeta):

Consulta la tabla orientativa sobre seguridad para la salud y el medio ambiente de los protectores solares más utilizados en este enlace

Además, muchos de los protectores solares contienen retinol o palmitato de retinol, que se ha relacionado con un riesgo mayor de sufrir cáncer de piel.

Por otro lado, la mayoría de protectores solares convencionales estan compuestos por filtros químicos de origen sintético derivados de petróleo. Y, por lo tanto, no son una buena opción, ni ambientalmente ni para la piel. 

 

 ¿Cómo tiene que ser un buen protector solar?  

Natural, con filtros físicos, sin componentes tóxicos y no-nano

Existen opciones saludables que protegen nuestra salud y la del planeta. 

A diferencia de las cremas solares que ejercen su acción mediante filtros químicos, hay alternativas que incluyen  filtros físicos no orgánicos de origen natural en su composición, como el dióxido de titanio o el oxido de zinc, que protegen la piel de forma segura, porque dispersan las radiaciones solares sin alternar nuestra salud ni contaminar los ecosistemas.  

 

 

Sin nanopartículas.  Se trata de partículas ultrapequeñas que pueden penetrar a nuestro organismo a través de la piel y alterar el funcionamiento normal de las células. Se utilizan en la industria cosmética a modo puramente estético, para evitar el color blanco de la crema al aplicarse sobre el cuerpo.  

En crema, mejor que en aerosol

Aunque puedan parecer más atractivos de entrada (por la facilidad y comodidad de uso, por la sensación de frescura que nos proporcionan...), los protectores solares en formato esprai o aerosol plantean un riesgo adicional al liberar partículas en el aire que pueden ser inhaladas fácilmente, irritando los tejidos pulmonares y ocasionando problemas respiratorios, entre otros. 

Cabe decir que el dióxido de titanio y el óxido de zinc, ambos considerados dos de los agentes solares más seguros del mercado, cuando son aplicados por via tópica (porque no penetran a través de la piel, siempre que no sean nanopartículas), son también de los más usados en formato esprai/aerosol y pueden tener efectos graves cuando se inhalan (peores cuanto más finas sean las partículas). 

Por otro lado, la mayoría de aerosoles son inflamables y pueden explotar a temperaturas elevdas.

Por tanto, los aerosoles no son nunca una opció recomendada. 

 En resumen...  

Un buen protector solar tiene que proteger tu piel sin perjudicar tu salud ni contaminar el medio ambiente. 

  • Tiene que protegerte de las radiaciones UVA y UVB.

  • Tiene que ejercer su acción mediante filtros físicos y no químicos.

  • Sin nanopartículas.

  • Sin ingredientes tóxicos, como el Oxibenzone, la Benzofenone, el Cinnamate, el Homosalate, Parabens, Octocrylene, Avobenzone, PABA y derivados del alcanfor.

  • En crema, mejor que en aerosol (para evitar el riesgo de inhalación). 

Algunos de los protectores solares respetuosos con tu salud y la del planeta...  

  • Spray solar SPF30, Alga Maris (20,66€, 100ml)

  • Bronceador SPF30, D'Shila (23,90€m 100ml)

  • Protector Solar Corporal SPF50, Alphanova (17,75€, 50 ml)

  • Spray crema SPF30, Acorelle (23,95€, 100 ml)

  • Sunscreen SPF50, Eco Cosmetics (19,89 €, 75 ml)

  • Crema Solar Facial SPF50, Hello Green (22,50€, 75 ml)

  • Protector Solar SPF30, Herbera Soleá (32€, 100 ml)

  • Eco Friendly Cream SPF 30 Go Organic (35€, 50 ml)

  • Crema solar SPF 50, Freshly Cosmetics (29€, 150 ml)

Es posible proteger nuestra piel de las radiaciones solares

sin contaminar el medio ambiente ni a nosotros mism@s.

 ¡ NO TE PIERDAS NADA !  

  • Sígueme a las redes sociales.

  • Suscríbete a la lista de correo electrónico. 

© Nu Natura i Salut  -  Avís legal

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro Twitter Icono